Fuerte avance opositor en las principales ciudades de Venezuela

9 de diciembre de 2013 05:44 AM

34 0

Fuerte avance opositor en las principales ciudades de Venezuela

CARACAS.- En unas elecciones municipales que se presentaban como cruciales, la alianza opositora liderada por Henrique Capriles logró un fuerte avance en los principales municipios de Venezuela , al conquistar varias de las ciudades más pobladas e, incluso, Barinas, la cuna del chavismo, según los resultados oficiales.

A pesar de que el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y sus aliados obtuvieron la mayor cantidad de votos totales, con el 49,2%, 6,5 puntos que más que la Mesa de Unidad Democrática (MUD), la jornada terminó con festejos de la oposición.

De todas formas, tras una jornada plagada de los tradicionales abusos electorales del gobierno, el chavismo intentó mostrarse triunfador antes del anuncio del Consejo Nacional Electoral (CNE), que se demoró en la entrega de los primeros resultados.

La alianza democrática conquistó de nuevo la Alcaldía Mayor de Caracas (que engloba los cinco municipios capitalinos), Maracaibo (la segunda ciudad del país) y varias capitales de los 23 estados, pero se quedó sin una de las joyas de la corona republicana: el municipio Libertador, de Caracas.

"A punta de violencia quieren ganar Libertador, firmes allá", había clamado Capriles por Twitter. Su candidato, Ismael García, acudió al CNE para denunciar irregularidades. Este municipio, con más de dos millones de personas, es el mayor del país.

Sucre, con el emblemático barrio de Petare (una de las mayores favelas de América latina), y Baruta, granero opositor, repetirán en Caracas con sus actuales alcaldes, Carlos Ocariz y Gerardo Blyde. Un fracaso personal de Maduro, que impuso a dos candidatos de la dolce vita venezolana (un ex beisbolista cantante y un presentador musculoso) pasando por encima de los liderazgos personales.

Una de las derrotas más dolorosas del chavismo se produjo en la cuna de la revolución: José Luis Machín fue elegido nuevo alcalde de Barinas, por primera vez en 15 años de gobierno bolivariano. "Barinas asume el cambio desde hoy", se congratuló quien venció a la Familia Real venezolana.

La fronteriza Táchira, territorio rebelde, volvió a protestar con la fuerza de sus votos. La capital San Cristóbal cayó en el botín opositor, así como la mayoría de sus municipios. El cierre de frontera con Colombia una semana antes de las elecciones le sirvió de muy poco al gobierno.

Barquisimeto, Mérida, Barcelona, Porlamar, entre otras grandes ciudades, serán opositoras los próximos cuatro años. Al igual que Valencia, cuyo nuevo alcalde, el empresario Miguel Cocchiola, fue acusado por Maduro de ser un "especulador". También retuvieron la capital del estado insular de Nueva Esparta, Asunción, informaron las autoridades. La participación fue del 58,9%, una cifra que preocupó al chavismo.

Del lado oficialista quedaron otras grandes ciudades, como Maracay. Y, sobre todo, más de 200 pueblos agrícolas, el principal granero del poder municipal para los chavistas.

Las próximas horas afinarán la balanza del poder municipal en el país y la musculatura política de Maduro y de Capriles para enfrentar un 2014 lleno de dudas económicas y sin ninguna elección de por medio.

El domingo electoral siguió al pie de la letra el guión clásico de los abusos electorales del chavismo: propaganda televisiva, uso de fondos públicos para su millonaria Operación Remate (que pudo inclinar la balanza en el municipio Libertador) y aparición de cientos de motociclistas, reunidos en manadas para intimidar a los electores.

En uno de los incidentes nocturnos donde estuvieron implicados se desencadenó un tiroteo con dos muertos. Fue una jornada larga durante la cual el CNE puso su mejor cara, se tapó los oídos y cerró los ojos mientras los canales públicos proseguían su propia campaña electoral. Incluso Tibisay Lucena, su presidenta, se congratuló por la "cobertura dinámica y buena". Evidentemente no quiso ver el despliegue mediático del gobierno, amparado casi siempre en el Día de la Lealtad y del Amor a Chávez.

Maduro no soltó la batuta gubernamental en una jornada definida por los abusos del chavismo, que incluso envió mensajes de texto a través de celulares llamando a votar por lealtad a Chávez.

"Vamos todos los patriotas a votar, para regalarle en este día una victoria a nuestra comandante", señaló después de la marcha atrás realizada tras defender a capa y espada revolucionaria el homenaje al "comandante supremo". En la decisión, tomada a última hora, pesaron las críticas internas y externas a lo que se consideraba una exhibición excesiva del habitual ventajismo electoral.

"Hemos conmemorado en nuestro corazón porque coincidía con las elecciones. Comenzaron a decir por ahí. Teníamos un conjunto de eventos, los dejamos para la noche o para la semana", insistió Maduro, conocedor de que los ojos del mundo hubieran mirado de forma muy crítica semejante festejo en medio de unas elecciones. Pero gran parte del despliegue festivo ya estaba hecha. Los diarios exhibieron miles de páginas de publicidad. "Siempre leales al amor" o "Lealtad a los valores socialistas", gritaban en sus anuncios, unidos a las copias que circulaban del Plan de la Patria que el gobierno ha convertido en ley.

Todas ellas con la intención de apretar las filas revolucionarias en un nuevo día de votación. Publicidad chavista para dar y tomar con la excusa del amor a Chávez.

También Se vieron 60 vehículos de Pdvsa, la petrolera estatal, esperando para subir a Antímano para recoger a los simpatizantes del oficialismo que no habían ejercido el voto a las 14. Un ventajismo sin sonrojo que se instaló de forma permanente en la Venezuela electoral.

En víspera de las elecciones, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, prorrogó por un año más un decreto que establece la inamovilidad laboral, y citó el "ejemplo" del fallecido mandatario Hugo Chávez y la necesidad de "proteger a aquellos que trabajan".

El decreto establece que no podrán ser separados de sus cargos trabajadores de los sectores privado y público regidos por la ley orgánica del trabajo, criticada por las patronales, que consideran que no fomenta la productividad laboral.

"Acá voy a firmar entonces el decreto que establece la inamovilidad laboral y la protección de los trabajadores de la patria para 2014, cumpliendo la tradición histórica del comandante Chávez", dijo.

Desde el Palacio de Miraflores, Maduro se jactó de que Venezuela tiene la ley laboral "más avanzada del mundo". El presidente salió al paso de las posibles críticas que el decreto podría generar en las cámaras empresarias, al señalar que con esta medida no busca promover "ni la flojera, ni el desacato al trabajo, ni la indisciplina laboral", sino proteger "al que trabaja frente a los abusos"..

Fuente: lanacion.com.ar

A la página de categoría

Loading...