Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

¿Qué representa la medida de casa por cárcel a López en medio de la crisis de Venezuela?

8 de julio de 2017 07:33 PM
241 0
¿Qué representa la medida de casa por cárcel a López en medio de la crisis de Venezuela?

¿Qué representa la medida de casa por cárcel a López en medio de la crisis de Venezuela?

CARACAS, Venezuela.- En el momento de mayor tensión social y con el país al borde de la violencia, el gobierno del presidente Nicolás Maduro ha decidido otorgarle el beneficio de arresto domiciliario al preso político más importante de Venezuela, Leopoldo López, a quien encarceló el 18 de febrero de 2014 y posteriormente condenó a casi 14 años de prisión por convocar unas protestas que concluyeron con 43 muertes a principios de 2014.

La “medida humanitaria” concedida oficialmente por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), controlado por Maduro, llega a 100 días del inicio de las movilizaciones contra el régimen, que ya acumulan un saldo de 91 decesos, y luego de que este miércoles 5 de julio bandas paramilitares del chavismo asaltaran con armas de fuego, explosivos, cuchillos y tubos la sede del Parlamento de mayoría opositora, dejando al menos a cinco diputados heridos, hecho que generó una condena mundial contra la revolución socialista.

A esta hora la pregunta es: ¿por qué el Ejecutivo permite a López volver a su casa?

El presidente del TSJ, Maikel Moreno, señala que favoreció al fundador de Voluntad Popular, partido que integra la alianza Mesa de la Unidad Democrática (MUD), “por problemas de salud”. Sin mencionar al reo pero con la clara intención de justificar esta resolución, la “Comisión de la Verdad” encabezada por la excanciller Delcy Rodríguez emitió un comunicado por medio del cual informa que “exhortó al sistema de justicia a evaluar la aplicación de fórmulas alternativas a la privación de libertad de las personas detenidas”.

Al margen de las declaraciones oficiales, surgen otros elementos a tomar en cuenta. Está previsto que el 30 de julio se celebren las elecciones para la Asamblea Constituyente con la que Maduro pretende reescribir la Constitución, “aniquilar” a sus detractores, cerrar el Parlamento y diseñar un Estado a su medida. La MUD tacha esta iniciativa de “fraudulenta” y en el marco de su llamado a la desobediencia civil, organiza un plebiscito para este 16 de julio con el objetivo de frenar la Constituyente y sentar las bases de un “gobierno de Unión Nacional”.

En medio de lo que parece un inevitable choque de trenes, que amenaza con empujar a Venezuela hacia el abismo de la confrontación armada, la excarcelación de López puede interpretarse como un gesto del gobierno para disminuir la presión, lavarse la cara frente al mundo y hasta tratar de revivir el proceso de diálogo con la oposición.

“El atentado contra la Asamblea Nacional puso en jaque a la Constituyente. Esta medida tranquiliza al país y a la comunidad internacional, y puede generar divisiones en la oposición”, explica la consultora Carmen Beatriz Fernández.

Diputados opositores luchan contra miembros de colectivos chavistas, dentro de la sede del Parlamento venezolano.

Un trabajador del parlamento recibe tratamiento médico, luego de resultar herido en la pelea contra los partidarios de Nicolás Maduro.

Para atajar las versiones sobre acuerdos turbios con el chavismo, Voluntad Popular precisó que “López no negoció nada, lo sacan por estrategia del gobierno, no fue decisión suya”, y se comprometió a mantener su apoyo a la protesta. “El gobierno está arrinconado y necesita enfriar las calles, aquí nadie se rinde”, ratificó la organización. El gobernador del estado Miranda y líder opositor, Henrique Capriles, manifestó su “gran alegría” por López y recordó que en el país aún existen 431 presos políticos.

A través de un mensaje leído por el coordinador de Voluntad Popular y primer vicepresidente del Parlamento, Freddy Guevara, López reiteró su compromiso de “luchar hasta conquistar la libertad” del país e invitó a los venezolanos a permanecer en las calles y participar en el plebiscito del 16 de julio. “Venezuela, esto es un paso hacia la libertad (…) que este paso se convierta en mayor convicción”, comunicó.

El chavismo está utilizando esta situación para apuntalar la Constituyente, ensalzar a su líder como un demócrata, reivindicar la supuesta independencia y legalidad del Tribunal Supremo de Justicia, y demostrar que “el Estado de Derecho funciona”.

“Todos debemos acatar esa decisión del TSJ, gústenos o no, sobre todo cuando la derecha y quinta columna andan juntas en desacato a ese mismo TSJ”, apuntó el ministro de Información, Ernesto Villegas, en alusión a la posición asumida por la Asamblea Nacional y la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, que promueven la destitución de los magistrados por avalar el “autogolpe” de Maduro.

El titular de Defensa, Vladimir Padrino López, enfatizó que la medida es “producto de la tolerancia, del diálogo y de la altura política” de Maduro, y subrayó la vigencia del proceso de diálogo que la oposición dio por muerto al no conseguir ninguno de los objetivos planteados: celebración de elecciones libres, respeto al Poder Legislativo, liberación de presos políticos y establecimiento de un canal humanitario para mitigar la escasez de alimentos y medicinas.

“El gobierno intenta bajar la intensidad del escándalo mundial que ocasionó el asalto al Parlamento y, a su vez, ‘remozar’ la imagen del Tribunal Supremo de Justicia en la escena internacional”, sostiene el jefe del Departamento de Estudios Políticos de la Universidad Metropolitana, Oscar Vallés. El profesor considera que el “tercer objetivo táctico” que persigue Maduro es “atenuar la tensión interna, en especial en el seno de la Fuerza Armada Nacional”.

El mandatario venezolano adelantó el viernes que “en las próximas horas daré a conocer anuncios importantes sobre el complot que quieren hacer para mostrar fisuras en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana”. Vallés estima que estas palabras evidencian “el malestar que ya comienza a emerger en la institución militar” por la imposición de la Asamblea Constituyente.

La opacidad y la confusión son los signos de los tiempos en Venezuela. Hace apenas dos meses, el 3 de mayo, corrió el rumor de que López había muerto en la cárcel militar de Ramo Verde. “Al monstruo de Ramo Verde no se le ha hecho nada (…) está allá en su cueva metido, como debe ser, por los próximos 13 años y los que vengan después por asesino”, desmintió el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, quien transmitió en su programa de televisión un video del exalcalde del municipio Chacao como “fe de vida”.

La noche del 4 de junio, López sorprendió al revelar por Twitter que había recibido la visita del expresidente del gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, quien fungió como facilitador en el fracasado proceso de diálogo que terminó en diciembre. Zapatero estuvo acompañado por el alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez, y la excanciller Delcy Rodríguez, negociadores del oficialismo. Tras el encuentro, López difundió sendos videos en los que respaldaba las protestas y exigía a los militares desconocer las órdenes de Maduro.

El verdadero contenido del cónclave desató una guerra declarativa entre las partes. El alcalde Rodríguez afirmó que López “aceptó casa por cárcel”, pero que su esposa, Lilian Tintori, y el coordinador de Voluntad Popular y primer vicepresidente del Parlamento, Freddy Guevara, “impidieron” que se aplicara la medida. “Se mostró (López) muy dispuesto a proponer, incluso suscribir documentos para que cesara la violencia”, comentó el vocero chavista. Tintori, por su lado, reconoció que discutieron sobre la opción del arresto domiciliario, pero acotó que “Leopoldo jamás va a negociar su libertad, primero está la libertad de todo un país, primero está la libertad de Venezuela”.

Tintori denunció el 23 de junio que su esposo estaba siendo torturado en la cárcel de Ramo Verde, mientras el defensor del Pueblo, Tarek William Saab, ficha incondicional de Maduro, indicó el 26 de junio que estaba en pie el ofrecimiento de “casa por cárcel”. En el comunicado que divulgó hoy, la “Comisión de la Verdad” de la excanciller Rodríguez “agradece las gestiones” de Zapatero, resaltando sus esfuerzos por “el encuentro y la búsqueda de acuerdos entre las fuerzas políticas de Venezuela”.

La noticia sobre el fallo que beneficia al preso político más relevante de Venezuela se conoció primero en España. “Leopoldo López está en su casa de Caracas con Lilian y sus hijos. Aún no es libre, sigue bajo arresto domiciliario. Le sacaron de madrugada”, publicó en su cuenta Twitter el abogado español Javier Cremades, que defiende la causa del dirigente opositor en la nación europea.

El presidente del gobierno de España, Mariano Rajoy, aplaudió la medida humanitaria y recalcó que “Venezuela merece una solución negociada que pase por la liberación de los presos políticos y la celebración de elecciones democráticas”.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, quizás la voz más crítica contra Maduro en el exterior, saludó la decisión judicial como una “oportunidad de reconciliación nacional y salida democrática a la grave crisis”.

Sin embargo, el jefe del Parlamento, Julio Borges, advirtió que la oposición no cederá un milímetro en su estrategia de desobediencia civil. “Que Leopoldo esté en familia le da más fuerza al pueblo venezolano para seguir luchando en la calle por la libertad. Venezuela continúa firme”, aseveró Borges. La exdiputada María Corina Machado, identificada con el sector radical de la MUD, opinó que “el régimen se quiebra” y exhortó a profundizar la protesta “hasta el final”.

El arresto domiciliario de López no ha significado una tregua. La oposición volverá a las calles este domingo 9 de julio, en una actividad que marca el día 100 de resistencia. El chavismo tampoco levanta el pie del acelerador y se prepara para la Constituyente. Los trenes enfrentados siguen en marcha.

Fuente: univision.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0